Hannover: un bosque hermoso. Vuelta al camino: Hannover- Nienburg

Hace una semana y media que estoy de nuevo en camino, despues de haber tomado un tren hasta Hannover, gracias a una persona que me ofreció la posibilidad de viajar, dado que todavía no me sentía totalmente recuperado, pero sabia que necesitaba seguir mi camino. Uno siempre encuentra gente maravillosa en el camino, dispuestos a ayudar y colaborar en este viaje que estoy haciendo. Gente que solamente habla un rato conmigo, o que nunca tuve la suerte de hablar mientras estaba tocando la guitarra, pero ellos tratan de ayudar tambien, sin saber cual es mi situación, considerando ese momento la posibilidad de contribuir de alguna manera conmigo. Gente como todos.

image

image

La estación era enorme, con muchisima gente paseando o apurada, muchos patios de comida y muchas tiendas. Cargué mi bicicleta de nuevo, dado que me pidieron descargar la misma durante el traslado entre Berlin y Hannover, y me fuí a revisar la dirección de Franzi, una amiga de Veronica, la chica que me recibió muy amablemente en su casa por mas de una semana. En Berlin conocí a Timo, a Nesrin, a Björne y a Silvia, quienes tambien fueron recibidos para pasar navidad y año nuevo en la ciudad. Gente muy amáble y cálida, con varios viajes y proyectos en mente, y con experiencia viajando. En Hannover me recibió Franzi y su amiga, que compartía el lugar con ella. El clima fue bueno en la ciudad, pude recorrer y conocer diferentes lugares gracias a la informacion que me dieron, las guías fueron bien aprovechadas, o al menos eso creo. no saqué demasiadas fotos de la ciudad, pero es complicado transmitir la sensación que se experimenta parado en una plaza, o caminando por las calles y los callejones, creados hace años por la distancia entre propiedades, pasadizos del centro de la ciudad, cementerios en plazas, en fin, cosas que uno no espera ver cuando llega. A la vez, me recuerda al centro de cualquier ciudad, gente caminando, mucha bicicleta, mucha gente mayor andando en bicicleta con sus canas al viento, y ahí recuerdo donde estoy. Las afueras de Hannover tambien tienen un interesante atractivo. Entre ellas, la más espectacular fue la visita al “Tiergarten”, un lugar protegido donde se está trabajando con animales como el cerdo salvaje y el ciervo, del cual tuve la suerte de ver un par que eran albinos, totalmente blancos.

image

image

image

image

image

image

image

image

.

Fueron días de reencuentro con el ritmo de la bicicleta, disfrute mucho perdiendome por las calles de Hannover, visité hermosos lugares, monumentos, plazas, parques, obras de arquitectura geniales, siguiendo una linea roja que se encuentra alrededor de la ciudad, indicando lugares para visitar, y descubriendo lugares poco conocidos, incluso para algunos de sus habitantes.Inmediatamente después de conocer Hannover, seguí mi camino. la ruta ahora es hacia el noroeste, una ciudad cercana a la costa llamada “Bremen”.

08/01/2015
Dificultades.

image

Saliendo de Hannover con clima desfavorable, lluvia fina y persistente viento, que en este caso era lateral, viniendo desde mi izquierda, recuerdo la última lectura del pronóstico, Inestable, con probabilidad de tormentas, y salí ese día con la férrea intención de llegar a Nienburg. La tormenta fue tremenda, pero pude disfrutar momentos de calma, siempre pedaleando con una sonrisa en la cara durante todo el viaje, por notar que mi dolor en la rodilla ya no estaba. sin exigirme ni luchar en vano contra el viento, que me desviaba de la ciclovía hacia la ruta bastante seguido.

image

Sin confiarme, fui despacio pero seguro, calculando, esperando y siguiendo mi camino. No dejó de llover durante la tarde, la intensidad era mucho mayor, y me encontraba a 15 km de Nienburg cuando, en un desvío, noto el primer problema. después de pedalear durante 6 horas con viento lateral y mucha lluvia, me encontraba totalmente mojado, dado que no me ha resultado efectivo utilizar algún elemento impermeable, porque me produce mucha transpiración. Esta situación sería soportable en cuanto llegara al menos a una cafetería, o una estación de servicio. No podía detenerme por nada del mundo. De repente, siento un crujido y toda la carga de mi bicicleta se balancea de lado a lado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s